“Derroche de dinero” – Artículo del año 1957

Revista “Mundo Social” Año III. Tomo III, nº24, Febrero, 1957.

Página 33 (No cita autor)

Derroche de Dinero

< No puede menos de preocupar la forma en que los españoles invierten el dinero.

Es constante la alarma de quienes anuncian trágicamente: “No hay dinero”.

Quien examine la realidad, pensará de modo distinto. La impresión que se obtiene cuando se analizan no ya teorías, sino los datos que espontáneamente arroja la vida real de los españoles, es la de que éstos no saben qué hacer del dinero.

Recordamos todavía con espanto lo que sucedió en torno a las Navidades. Los españoles pudieron invertir en la Lotería de Navidad hasta 1.080 millones de pesetas; con esperanza, desde luego, de recuperar con creces lo invertido. Pero, lo cierto es que se pudo por lo pronto prescindir de esa millonada, resignándose todos uno a uno a perderla.

Recordemos los días de Reyes. Comercio hubo en Madrid que los dos o tres días anteriores a Reyes vendió cada día un millón de pesetas en juguetes. Madrid gastó en juguetes cuarenta millones aproximadamente. En la capital de una provincia oíamos decir, que después de Reyes no se encontraba en los bazares más que juguete barato, porque lo caro se había vendido todo.

Recordemos las enormes inversiones que anualmente hacen los españoles en deportes…

Sumemos las enormes cantidades de dinero que quedan bloqueadas improductivamente en construcciones suntuosas, en las que podemos competir con naciones del mundo mucho más ricas que la nuestra.

En fin. No viviría la sociedad española de otro modo, si soplaran ahora entre nosotros los mejores vientos de los tiempos más prósperos de más sobreabundancia de bienes.

Da pena observar este trágico derroche de dinero, cuando estamos urgentemente apremiados a invertir nuestro dinero con el máximo cuidado en orden a aumentar la producción nacional, a elevar los coeficientes de productividad mejorando las instalaciones y los métodos de producción por mecanismos automáticos. Naciones de prosperidad tan maravillosa como Alemania sienten la falta de capitales para las realizaciones industriales que proyectan, ellos que llevan su vida con sobriedad y aun austeridad ejemplares en los difíciles momentos de la economía mundial…; y nosotros, que nos reconocemos nación económicamente débil y aun pobre, necesitados por consiguiente de aportaciones de dinero para entrar en un ámbito de sobria holgura y aun prosperidad, nos permitimos dejar correr nuestro dinero sin sentido, fascinados y cegados por el brillo de nuestras fiestas, del vivir alegre y despreocupado.

Claro es – y no deja esto de ser esto menos trágico – que junto a ese derroche, existe la amarga escasez de quien cada día tiene que buscarse el pan para sus hijos y para sí, un jornal.

Tanto mayor la locura de este insensato derroche de dinero… >

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s